Noticias

 
“En septiembre del pasado año, al inicio del nuevo curso escolar empezamos a trabajar en la iniciativa “Caminos Escolares Seguros” dirigido a los cuatro centros de primaria y a 460 alumno/as del municipio. Hemos detectado que a la hora de la entrada y salida del cole de nuestros niños y niñas, hay vehículos mal estacionados y desorden que puede provocar incidencias, pensamos que se pueden evitar con escucha y colaboración. Además, queremos fomentar que nuestros jóvenes se muevan, anden y dejen el sedentarismo atrás. Creemos que se puede lograr con itinerarios seguros al centro educativo. Estamos en contacto con las AMPAS y centros y es el momento de identificar obstáculos en la configuración urbanística del entorno al centro escolar y ponerle remedio. Estamos recogiendo sus aportaciones, en cuanto a principales problemas, necesidades, puntos negros en los trayectos hacia las escuelas”, ha explicado, la Alcaldesa de Abanto Zierbena, Maite Etxebarria.
Ortzadar, la empresa encargada del desarrollo del proyecto, ha estado en el colegio Buenos Aires y en la Ikastola Etorkizuna, haciendo recuentos y observaciones para conocer el medio a través del cual los niños y niñas llegan a los centros escolares (en coche, andando…), también están poniendo el foco de la investigación en si los escolares llegan solos o acompañados a las puertas de su centro educativo. Un diagnostico que extenderán a El Casal y la Ikastola Askartza Isusi en Las Carreras.
La siguiente fase, de este importante proyecto, que busca el bienestar de los menores, será realizar los itinerarios escolares. Serán los niños y las niñas las que en los trayectos desde sus casas hasta el propio centro irán analizando y tomando nota de los posibles obstáculos que pueden encontrarse, zonas menos seguras o de poca visibilidad…. Por último en el plazo de mayo a junio, se analizarán los planes municipales existentes para poder integrarlo con el diagnóstico.
“Con la colaboración de los padres y madres y de los escolares nacerá Arriskurik Gabeko Eskola Bidea, que se pondrá en marcha mediante una experiencia piloto en uno de los centros educativos municipales, una vez que se hayan recabado todos los datos. Nuestros estudiantes ganarán en salud y en autonomía y el municipio funcionará mejor en horas punta de las escuelas, en cuanto a movilidad y convivencia”, ha resaltado, Etxebarria.
Huertos escolares
Desde el Ayuntamiento de Abanto Zierbena, además, con el objetivo de educar en sostenibilidad y favorecer la alimentación sana y equilibrada en el mundo estudiantil, pone en funcionamiento el proyecto: huertos escolares.
 “Esta iniciativa nace de las peticiones por parte de varios centros para poder trabajar el cultivo dentro de sus propias instalaciones. A principios de este año, reformamos el antiguo huerto de la Ikastola Askartza Isusi, compuesto por dos mesas de cultivo de 200*80*40 y otras dos mesas de 80*60*40 en una superficie de 55 metros cuadrados  debido a su mal estado, ya que, había peligro de caídas… ahora es un terreno acondicionado, nivelado y con césped artificial. El área de cultivo está distribuido en unas novedosas mesas de cultivo que resultarán más cómodas y accesibles para poder realizar el cultivo de diferentes especies, facilitando así las tareas a los más pequeños y las más pequeñas”, ha indicado, Etxebarria.
Trabajar, aprender y jugar en un espacio natural, interactuando con su espacio más próximo, es la meta de este proyecto, para los niños y niñas que cursan sus estudios sin salir de su municipio, además se incorporan valores de respeto, conservación y cuidado de la naturaleza y el medio ambiente.
En el instituto Dolores Ibárruri, según su petición, se optó por adecuar una parcela de su terreno convirtiéndolo en cinco parcelas de huerto tradicional. Cada parcela tiene una dimensión de unos 7,5 metros cuadrados con un total de 365 metros cuadrados de superficie de cultivo. Para ello, desde el Ayuntamiento se les ha proporcionado las herramientas, planta de sembrado y cultivo, materiales y todo lo necesario para poder crear su huerto escolar. En unos meses podrán disfrutar de conocer el crecimiento de una gran variedad de especies como son: lechugas, fresas, guisantes, cebollas y cebolletas, espinacas, tomates, berenjenas, pimientos o zanahorias.
“Creemos que se trata de una gran actividad para nuestros escolares que cuiden y disfruten de los frutos de sus huertos, una práctica que extenderemos también al Colegio Buenos Aires, que será el siguiente centro en disfrutar de su huerto”, ha concluido, Etxebarria.