Noticias

 

La alerta sanitaria provocada por el coronavirus no garantiza que los festejos puedan desarrollarse en condiciones de seguridad para la ciudadanía

28 de abril de 2020. La actual situación de alerta sanitaria está obligando a adoptar diferentes medidas en todas las instituciones, priorizando dar cobertura a las necesidades básicas de las personas y colectivos más vulnerables, y dejando en segundo plano el resto de aspectos.

Por ello, los municipios de Ezkerraldea y Meatzaldea que celebran sus fiestas patronales entre los meses de mayo y julio (Abanto-Zierbena, Barakaldo, Muskiz, Ortuella, Santurtzi y Sestao), tras un proceso de deliberación en el que se han valorado diferentes escenarios, han optado por suspender sus fiestas patronales.

Entendiendo que estas fiestas son un revulsivo económico muy importante en las comarcas, generando una importante actividad económica durante los días de fiesta, esta decisión ha sido especialmente difícil, ya que conllevará que ese impacto económico de cada año no repercuta en esta ocasión en el tejido empresarial de los diferentes pueblos.

Sin embargo, y como un ejercicio de responsabilidad, los diferentes ayuntamientos han decidido suspender las fiestas con el fin de poder dotar de una mayor cuantía económica a los diferentes servicios que se están poniendo en marcha, así como a los ya existentes, para dar la máxima cobertura posible a comerciantes, sector hostelero, autónomos/as, microempresas, y personas o colectivos en estado de vulnerabilidad derivado de la actual situación. Asimismo, a día de hoy nada garantiza tampoco que la mayoría de locales que pudieran verse beneficiados de este impacto tampoco puedan para entonces ejercer su actividad, o al menos en condiciones plenas.

Por el momento, y dado que a día de hoy no están garantizadas las medidas necesarias en materia de seguridad e higiene para poder celebrar las fiestas sin riesgos, no sería responsable empezar a hacer contrataciones y programar actos sin saber si estas van a poder celebrarse.

Los y las regidoras de los municipios insisten en la dificultad de adoptar esta decisión y coinciden en que es momento de aportar la mayor cuantía económica posible a cubrir esas necesidades generadas por la alerta sanitaria, para no dejar atrás a ningún vecino ni vecina.

Asimismo, agradecen a las comisiones de fiestas y diversos grupos que participan en la elaboración de los diferentes programas, las aportaciones y el trabajo que siempre han hecho, así como su comprensión y empatía con respecto a esta decisión.