Noticias

 

El Ayuntamiento de Abanto Zierbena quiere recordar que el 20 de noviembre es el Día Universal de la infancia, un día dedicado a todos los niños y niñas del mundo.

Es un día de celebración por los avances conseguidos, pero sobre todo es un día para llamar la atención sobre la situación de los y las menores más desfavorecidas, dar a conocer los derechos de la infancia y concienciar a las personas de la importancia de trabajar día a día por su bienestar y desarrollo.

Naciones Unidas celebra el Día Universal del Niño y la Niña el 20 de noviembre, fecha en la que la Asamblea General de la ONU aprobó la Declaración de los Derechos de la Infancia en 1959. Esta declaración, que no tenía legalmente carácter vinculante, no era suficiente para proteger los derechos de la infancia. Tras diez años de negociaciones con gobiernos de todo el mundo, líderes religiosos, ONG, y otras instituciones, se logró acordar el texto final de la Convención sobre los Derechos de la Infancia, el 20 de noviembre de 1989, cuyo cumplimiento es obligatorio para todos los países que la han firmado.

El objetivo de este Día Universal es recordar a la ciudadanía que los niños y niñas son el colectivo más vulnerable y por tanto que más sufre las crisis y los problemas del mundo. Este día mundial recuerda que todos y todas tienen derecho a la salud, la educación y la protección, independientemente del lugar del mundo en el que le haya tocado nacer.

No han sido meses fáciles, tampoco para la infancia. El COVID-19 está teniendo un impacto devastador en nuestro país, no solo por el número de fallecidos y contagiados por el mismo, sino también por los efectos que está teniendo, y tendrá, en la calidad de vida de millones de personas, incluidos los niños y niñas. Los niños y niñas han visto cómo su vida ha cambiado radicalmente de la noche a la mañana. El cierre de los colegios, la imposibilidad de ir a los parques e incluso de salir a la calle, el empeoramiento de las condiciones de vida, el mayor estrés al que están sometidas las familias preocupadas por familiares enfermos o por cuestiones económicas… Además, las niñas y niños también pueden experimentar niveles de ansiedad, miedo y preocupación. Las entidades municipales somos conscientes de la gravedad de la situación, de lo que implica la declaración del estado de alarma y de la necesidad de proteger a grupos de la población más afectados. Dedicar un día internacional a la infancia debe servirnos para hacer un llamamiento sobre las necesidades de los más pequeños y pequeñas y para reconocer la labor de las personas que cada día trabajan para que los niños y niñas tengan un futuro mejor.